androis

Aún no se había cerrado la instrucción de la catástrofe del Alvia en Santiago, cuando ya se inauguraba un nuevo falso tramo de AVE entre Palencia y León. ¿Cómo se atreve toda esta gente, los sonrientes inauguradores, a presentarse con su cuerpo gentil en estos actos impúdicos?