anorexia

anorexiaEn otros pa√≠ses ya se han regulado y prohibido estos contenidos sobre la anorexia y la bulimia, del mismo modo que son ilegales las p√°ginas y foros en los que se hace apolog√≠a del racismo, por ejemplo. Una cosa es la libertad de expresi√≥n y otra la promoci√≥n de ideas que generan dolor y muerte. ¬ŅCu√°ndo considerar√°n sus se√Īor√≠as que este tema es digno de su atenci√≥n?
Pa√≠ses como Francia y Alemania han puesto en vigor iniciativas legislativas en contra de la apolog√≠a de los trastornos de la alimentaci√≥n. En Espa√Īa, en este momento se ha movilizado en la plataforma change.org una petici√≥n dirigida al Ministro de Justicia que acumula m√°s de 182.000 firmas.
Primer paso: no hables con tu hija sobre su cuerpo, salvo para ense√Īarle c√≥mo funciona. No le digas nada si adelgaza. No le digas nada si engorda. Si crees que tu hija tiene un cuerpo espectacular, no se lo digas. Y tampoco digas nada sobre el cuerpo de otras mujeres. Nada. Ni una sola palabra, ni buena ni mala.
Solo existen dos tipos de mujeres que se alegran cuando les llega la regla: las que tienen miedo de estar embarazadas y las que habían dejado de tenerla de forma prematura. A mí, la regla me había desaparecido igual que a otras mujeres les desaparecen las llaves del coche, no una o dos veces, sino de manera habitual.