armas nucleares

El temor a que Ir√°n se convirtiera en otro crispado reducto nuclear ciertamente se ha disipado, se han perfeccionado las t√©cnicas negociadoras y el optimismo ha conducido a imaginar la reanudaci√≥n de conversaciones con la Rep√ļblica Democr√°tica y Popular de Corea por parte de representantes de China, los Estados Unidos, Corea del Sur, Jap√≥n y Rusia.
La conmemoración del 70 aniversario del ataque atómico contra Nagasaki ha servido este domingo para que el primer ministro
hiroshima bombFui testigo de c√≥mo mi ciudad quedaba cegada por el destello, arrasada por la onda expansiva, abrasada por el calor de 4.000 grados. Mi amada Hiroshima se convirti√≥ en un lugar desolado, con pilas de esqueletos y cad√°veres negros por doquier. ¬ŅCu√°nto m√°s vivir bajo la amenaza de los estados con armas nucleares?
La jornada de ayer es considerada esta ma√Īana, por la prensa internacional, como un d√≠a hist√≥rico en la Tierra y m√°s all√°
Puede ser verdad. Puede ser mera bravuconería. Pero estremece -mucho- sólo la posibilidad de que sea cierto. El Estado Islámico