asedas

La comida no se tira. Semanas después de que la propia reina Letizia lo considerase inaceptable y de que Francia anunciase