asesinar

"Los fusilados desarrollaron la curiosa costumbre de morir por parada cardiorrespiratoria", ironizó la escritora.