atentados bruselas

Hablar de ejército y de guerra refuerza la motivación de los fanáticos de Daesh. Les conferimos una dignidad que en absoluto merecen. Esta visión de guerra civil es la que espera Daesh; y es justo lo que debemos evitar. La emoción suscitada por los sangrientos atentados de Bruselas pondrá a prueba nuestra capacidad para evitar esta deriva.