atentados de bruselas

La noche era fría y seca, como es habitual en el norte de Siria a mediados de enero. El formidable convoy que habían formado
yihadistaPara hacer frente al yihadismo hace falta atacar conjuntamente sus fuentes de financiación y blanqueo. Intervenir el tráfico ilícito de armas y municiones, y hacerlo sin confundir el combate del mercado ilegal de armas con la tenencia legal de cazadores y coleccionistas, tan numerosos en Europa como ajenos a la amenaza terrorista. Es preciso asimismo una estrategia de combate cultural e ideológico, una narrativa antiyihadista frente a una situación de espiralizacion del odio por la que muchos jóvenes que han nacido en Europa se muestran dispuestos a matar y morir matando.
vela¿Debería sorprendernos que la reacción a los atentados del pasado 22 de marzo en Bruselas no haya sido aparentemente tan intensa y sentida como la que se produjo tras los de París en noviembre pasado? ¿Acaso es síntoma de una lenta, pero paulatina, normalización del terrorismo yihadista en Europa? ¿O juegan también otros factores en esta supuesta mayor tibieza?
daeshBajo la imprescindible necesidad de unidad contra el terrorismo del Daesh, el pacto antiyihadista que hay en España vuelve a incidir en una receta, la del recorte de libertades, que no sólo no ha funcionado sino que ha agravado los problemas en los últimos años. ¿Alguien puede afirmar que hoy en día estamos más seguros que desde los anteriores atentados? ¿Más que hace uno, cinco o diez años atrás?
El Gobierno belga ha anunciado este jueves que el nivel de alerta por amenaza terrorista se ha rebajado a 3 (de un máximo
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR - Todas las imágenes de las explosiones en Bruselas (FOTOS, VÍDEOS) - #JeSuisBruxelles - Mapa
"La Eurocopa no será aplazada o anulada. Lo repetimos desde hace varios meses, la amenaza está presente desde el principio
Tras los ataques terroristas que se han producido en la capital europea, El Huffington Post ha organizado un debate desde
aeropuertoHace ya varios meses que lo esperábamos. Al conocer los detalles de los atentados de París y tener noticia de la ramificación bruselense de los ataques, al comprobar que durante varios años el islamismo radical de ISIS había tomado cuerpo en Molenbeek y en otros barrios de Bruselas sin que los servicios de seguridad belgas hubieran logrado desarraigarlo, muchos pensábamos que un atentado acabaría por suceder en esta ciudad.