Autopistas de peaje

Se rumorea con la nacionalización o rescate de estos proyectos que nunca debieron emprenderse. Las concesionarias están lejos de ser empresas de interés nacional como sí pudieran serlo algunos bancos, y si deben quebrar por haberse embebido en un negocio ruinoso no puede ser el contribuyente el que lo evite con su esfuerzo fiscal.
Les importa un comino la seguridad. Lo que se quiere es ingresar m√°s o sacar de una situaci√≥n financiera insostenible a las entidades concesionarias, cuyo nivel de endeudamiento les sit√ļa al borde del desastre. Mientras el Parlamento decide si subir o no el l√≠mite hasta 140 y en qu√© v√≠as, los peajes suben el 1 de enero.
Lo malo es que la mayor√≠a de la red de autov√≠as gratuitas se ha construido desdoblando las v√≠as anteriores de doble sentido. Eso significa que si se fija un peaje para estas v√≠as, no hay recorrido alternativo ¬ŅEs eso constitucional? Otra cosa ser√° el repunte inevitable en la siniestralidad: carreteras m√°s congestionadas son m√°s propensas a los accidentes.