AXA

Madrid, Valencia y Bilbao serán las nuevas sedes de estas empresas, que se suman al notable abandono causado por la incertidumbre de la independencia.
Ya hay una empresa en España que reconoce el derecho a la desconexión digital.