azovstal

Las autoridades de la autoproclamada república de Donetsk avanzaron que los prisioneros de Azovstal serán condenados a pena de muerte.
"Se planea que un tribunal internacional se instale" en la zona, insisten los separatistas de Donetsk, sin explicar en qué consiste y recordando que hay pena de muerte.
De ellos, 80 reciben asistencia sanitaria en instituciones médicas.
Las autoridades locales alertan de que las explosiones en la planta siderúrgica podrían haber originado una filtración de sulfuro de hidrógeno al mar de Azov y que incluso puede llegar al mar Negro y al Mediterráneo.
Tras más de 80 días de resistencia, las tropas rusas mandan en el puerto clave del Mar Negro, afianzando su corredor sureste y subiendo una moral por los suelos.
Los comandantes de más alto nivel "aún no han salido", confirman los líderes prorrusos.
53 heridos graves han sido llevadas a un centro médico en Novoazovsk y las otras 211 personas a Olenivka a través del corredor humanitario.
La ONU dice que las últimas evacuaciones "son un rayo de esperanza" pero recalca que "no son suficientes".
"La gente dice que vienes de otro planeta...", comienza explicando el militar Sergei Volyna, atrincherado en la acería de Mariúpol.
Un "traidor" y un laberinto de túneles. Combates feroces, bombardeos y más de un centenar de civiles atrapados.