bacterias-telefonos

No hay posesión más personal que el móvil. Allí donde va uno, va el otro y, con una media de 150 veces al día, es lo que