ballena

El animal finalmente subió a la superficie y expulsó al hombre.
En un país donde el 80% de la población necesita ayuda para comer, el regalo del mar ha sacado a flote a un pueblo entero.
Dos ballenas beluga fueron liberadas el viernes en el primer santuario marino de aguas abiertas del mundo para belugas en Klettsvik (Islandia). Los cet√°ceos se encontraban cautivos en una piscina cubierta de un acuario de China, mientras los entrenadores les ense√Īaban a adaptarse a su nueva vida en semilibertad. Ahora se preparan para ser trasladadas a la bah√≠a de 32.000 metros cuadrados y 10 metros de profundidad.
Los buzos de la guardia costera italiana han liberado a un cachalote atrapado en una red de pesca al norte de las islas Eolias, cerca de la costa nordeste de Sicilia. La ballena fue vista luchando por liberarse de una red que se utilizaba para pescar ilegalmente peces espada. Finalmente, el animal pudo ser rescatado y fue bautizado como 'Furia', por la fuerza que utilizaba para lograr escapar de la trampa.
Dos marineros se han hecho eco de la aparición del animal.
Hace 31 a√Īos que el pa√≠s del sol naciente entr√≥ en los acuerdos de la Comisi√≥n Ballenera Internacional, un organismo que fue creado para garantizar la preservaci√≥n de los cet√°ceos. Jap√≥n reclamaba una autorizaci√≥n oficial para poder dar caza a las ballenas. Hasta ahora hab√≠a suspendido su captura con fines comerciales aunque fueron numerosas las ocasiones en las que continuaron la matanza por "motivos cient√≠ficos". Ante la negativa de la comisi√≥n internacional, Jap√≥n confirm√≥ la salida del organismo y retomar√° la caza.
Había 16 sacos de arroz, una lona de plástico y bolsas de la compra.
Los vecinos de la capital almeriense no han tenido dudas a la hora de elegir un punto de la ciudad para recordar y rendir homenaje al peque√Īo.
El artista Bart Van Peel pretende concienciar así sobre el cambio climático y la pesca intensiva.
Cuando salieron a dar un paseo en kayak por las aguas de Puerto Madryn, en Argentina, esta pareja no se imaginaba la sorpresa