bodas de sangre

lanoviaLa novia es un desbordante ejercicio de luminosa belleza, de met√°foras convertidas en fotogramas, de colores que huelen y tiemblan, de cristales que hieren y nos duelen. Un caudal est√©tico (y √©tico) que nos hipnotiza y que, sin embargo, no endulza la tragedia. El drama tantas veces se√Īalado por Federico: el de las mujeres encerradas en un mundo de hombres