bon

En fin... ¡qué subidón de adrenalina! Desde la escena de Estambul hasta el tiroteo final en las Highlands de Escocia, esta película es un espectáculo enormemente entretenido e incluso sentimental, y dotado de un héroe atractivamente humano (aunque nunca humanitario).