borde

 "Físicamente, que es lo que estaba viendo, es que no tiene nada que ver. Nada, nada. Ni un bigote, ni una barba, ni una nariz simétrica a sus orejas, es... nada, ni siquiera simétrico en él".
"Cada vez que ella me decía un piropo, me decía en mi mente 'en qué me he metido'", reconoció el chico ante las cámaras.
"Si usted liga, ole campeón, pero vete a otro sitio", escribe Myla, la responsable de la pensión La Ferroviaria.