brutalidad animal

Las autoridades de la ciudad paquistaní de Karachi han envenenado a cientos de perros para tratar de controlar una población