cacique pp

No podía decirse que José Luis Baltar no pisase la calle. O que se ocultara en un despacho. O que tuviera miedo de los medios