campos-de-concentracion

Irmgard Furchner fue secretaria del campo de concentración de Stutthof y está acusada de complicidad en asesinato en más de 11.000 personas.
Seis vecinos muleños "pusieron en riesgo sus vidas para defender la libertad" en Mauthausen. Ahora alguien ha derribado el homenaje en honor a su memoria.
La empresa ha admitido que deben "hacerlo mejor".
Se calcula que 9.300 fueron deportados a los campos de concentración, de los que 5.500 fueron exterminados. Por antifascistas. Por la libertad
Los crímenes antisemitas aumentan en Francia un 74% en solo un año y un 20% en Alemania.
"Yo no voy a debatir quiénes lo hicieron bien y quiénes lo hicieron mal (...). Creo que igual sufrieron los de un bando como los de otro"
Bruno Dey es acusado por la Fiscalía de haber permitido 5.230 asesinatos en Stutthof (Polonia)
Es una de las iniciativas de la Ley de Memoria Histórica, con la que se trata de reparar a las víctimas de los campos de Mauthausen y Gusen
Una de las escasas posesiones que le confiscaron a su progenitor.
Defensor de la República siendo aún menor, levantaba fortificaciones de la Línea Maginot cuando se lo llevó la Gestapo. Su tierra le tenía previsto un homenaje para el lunes.
Con multas y penas de hasta tres años de cárcel.
Oskar Gröning fue condenado en 2015 a cuatro años de cárcel por complicidad en el asesinato de 300.000 judíos.
Así es la exposición sobre el campo de concentración, abierta en Madrid hasta mediados de junio.
George Takei, actor de Star Trek, activista LGTB y uno de los reyes del humor en Facebook, ha aprovechado su fama para recoger
eldramaturgoEl dramaturgo Juan Mayorga tiene ahora en Madrid tres obras que no se debería perder.El cartógrafo, que se despide del Matadero; Famélica en Teatro del Barrio. Y Himmelweg en el Fernán Gómez-Centro Cultural de la Villa de la mano de la Atrium La Companyia.
Los expertos del museo afirman que el único colgante similar que se conoce pertenecía a Ana Frank y que puede que este perteneciera
Hoy el mundo echa la vista 75 años atrás para ver cómo las tropas soviéticas irrumpían en el devastador paisaje del campo
En el infierno de Mauthausen una biblioteca clandestina permitió soñar con la libertad y ayudó a resistir la brutal realidad