capitolio

Howard Liebengood, de 51 años, murió este sábado mientras estaba fuera de servicio.
No les basta con el 'impeachment' contra Trump, quieren castigar a quienes, desde las instituciones, quisieron retorcer la voluntad popular.
¿Por qué tanta gente sigue recurriendo a otros países para comentar lo que sucedió el miércoles en el Capitolio?
El presidente electo, avalado ya por el Congreso pese a los golpistas del Capitolio, ha prometido "sanar" un país que ha dejado de ser el faro de la democracia.
Los expertos llevan tiempo advirtiendo de que Trump estaba incitando peligrosamente a la violencia, y los propios manifestantes hablaban de ello en redes sin tapujos.
El sentir general entre nuestros políticos es que eso no podría pasar en España, aunque algunos no ocultan su preocupación.
Cada vez son más los políticos de un partido y de otro que han instado a destituir al presidente, dado que fue él quien animó a las masas a desatar el caos del miércoles.
"Durante meses el presidente Trump, su familia y sus socios han fomentado salvajes teorías conspirativas que han llevado a estos actos de terror y sedición".
Las imágenes del miércoles demuestran que las fuerzas de seguridad tienen un doble rasero.
El manifestante que ocupó el despacho de la demócrata Pelosi también escribió que estaba preparado para una “muerte violenta”.