Callar al contrario en los debates o discusiones con improperios, gritando más o hablando más rato no es la mejor estrategia de comunicación, y menos aún en una situación tan difícil como la que está viviendo Griñán. Si fuera su asesora de comunicación se lo diría.