catalunya

¬ŅQui√©n no conoce "L'estaca", compuesta por Llu√≠s Llach y canci√≥n emblem√°tica de la lucha antifranquista? "Siset, que no veus l'estaca on estem tots lligats? Si no podem desfer-nos-en mai no podrem caminar!". Si, hemos caminado desde 1968 y asistido a muchas metamorfosis pol√≠ticas desde entonces, incluso el propio Llach ha pasado a formar parte de Junts Pel S√≠, la candidatura¬†tras la que¬†busca¬†camuflarse¬†Artur¬†Mas para repetir su presidencia.¬†
2014-09-12-catalunya.jpgEn esta campa√Īa estamos viendo c√≥mo hay candidaturas que quieren secuestrar el debate en cuestiones binarias. Y nosotros les decimos que las elecciones van de tantas preocupaciones como tiene la gente. Van de la relaci√≥n entre Catalu√Īa y Espa√Īa, pero tambi√©n de las relaciones entre los catalanes. En ambos casos la desigualdad las caracteriza: con un Estado que impone, y con una minor√≠a que se enriquece mientras la mayor√≠a soporta los hachazos de la crisis.
Con su madre y sus hermanos Retrato de juventud Con su mujer y sus hijos Jugando al f√ļtbol Haciendo rafting En su casa TAMBI√ČN
Para hallar una soluci√≥n pol√≠tica al encaje de Catalu√Īa en el resto de Espa√Īa, es imprescindible reconocer sin rodeos que a d√≠a de hoy existe en Catalu√Īa una parte muy considerable de ciudadanos que se declara favorable a la independencia de Catalu√Īa. Este conjunto de catalanes no puede ser ignorado.
Los tiras y aflojas entre Oriol Junqueras (ERC) y Artur Mas (CiU) se han relajado un poco desde que el president de la Generalitat
Sus problemas son diferentes, pero ambos tienen en com√ļn un oponente claro: el Gobierno central. El lehendakari, I√Īigo Urkullu
El nacionalismo es una pasi√≥n, de eso no cabe duda. Como todas las pasiones, forma parte de esas corrientes oscuras del ser humano que nos complican la vida, pero que tambi√©n la llenan de intensidad y de entusiasmo, que pueden abocarnos a realizar las m√°s portentosas haza√Īas, pero tambi√©n a cometer los cr√≠menes m√°s execrables.
No ha sido una reunión privada ni larga. Había más de una docena de personas entre dirigentes políticos y empresarios y el
Si Podemos, o cualquier otro partido de izquierdas, se deja dominar por consignas del tipo de las que aparecieron en las paredes de las universidades francesas en mayo del 68 ("seamos realistas, pidamos lo imposible", "mis deseos son la realidad", "prohibido prohibir", etc.), su fracaso a medio plazo est√° garantizado.
La pol√≠tica se parece cada d√≠a m√°s al f√ļtbol. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha replicado a Mariano Rajoy que