cdu

Sin eurófobos entre las fuerzas en liza, las diferencias se centran en la austeridad, la fiscalidad o la defensa. Madrid se siente bien con el giro a la socialdemocracia.
Aún así, la CDU no ha desistido de sus aspiraciones de formar una coalición con Los Verdes y el Partido Liberal y ni ha felicitado a Scholz.
Las políticas verdes son insoslayables y en Alemania empieza el camino de las nuevas apuestas.
El candidato socialdemócrata a la Cancillería alemana ratifica su voluntad de formar coalición con los Verdes y el Partido Liberal (FDP).
El SPD mantiene una ligera ventaja, pero le pisa los talones la CDU. Los dos necesitarían a Los Verdes y los liberales si quieren hacerse con el poder.
60,4 millones de ciudadanos están llamados a votar para pasar página y lo que auguran las encuestas es una forzosa alianza, posiblemente a tres, para llegar a la cancillería.
El socialdemócrata Olaf Scholz parte como favorito, pero con apenas un 25% de los votos, seguido del conservador Armin Laschet (20) y la 'verde' Annalena Baerbock (15).
En el “tercer duelo a tres” televisado de esta campaña electoral, el SPD se impuso con un 42% de los votos de los encuestados. Y el domingo son las elecciones.
La canciller alemana cierra 16 años de Gobierno convertida en la política más importante del siglo, un icono de poder admirado hasta por sus adversarios.
Las encuestas le dan entre el 25 y el 26% de apoyos, pero por ahora se niega a hablar de coaliciones.