Charlottesville

El presidente de Estados Unidos estaba siendo duramente criticado por su tibia respuesta a la marcha racista que acab贸 con una mujer muerta y 19 heridos.
La localidad es un oasis progresista en un estado conservador gracias a su universidad.
Unas 300 personas sabotearon sus declaraciones a los medios, en las que culpaba a la Polic铆a de los disturbios.
El magnate despierta antipat铆a dentro de su partido por no condenar directamente a los supremacistas.
Aprende, Donald.
Ten铆a 32 a帽os y era abogada de profesi贸n.
"驴Es esta la direcci贸n que est谩 tomando nuestro pa铆s?", se pregunta la estrella de la NBA.
El expresidente estadounidense us贸 su cuenta de Twitter para mandar un mensaje de paz.
"Vaya d铆a para que al presidente se le聽olvide c贸mo tuitear".