Una metáfora de una realidad fea y sucia transformada aquí en una sinfonía de sabores donde las manitas del cerdo, sus carnes y los chorizos, campan a sus anchas, en este caso para mejorar el plato y no para enturbiarlo. Su sabor corromperá los espíritus más angelicales.