como-educar-a-tu-hija

Primer paso: no hables con tu hija sobre su cuerpo, salvo para ense帽arle c贸mo funciona. No le digas nada si adelgaza. No le digas nada si engorda. Si crees que tu hija tiene un cuerpo espectacular, no se lo digas. Y tampoco digas nada sobre el cuerpo de otras mujeres. Nada. Ni una sola palabra, ni buena ni mala.