conducta

cuentaDebido a una ancestral cuestión de ahorro de energía, el cerebro crea patrones para que no tengamos que estar tomando decisiones constantemente. La primera consecuencia que extraemos de ese hecho es bastante simple: es muy difícil cambiar. Pero también nos estamos perdiendo cientos, miles de otras formas de actuar que, conservando nuestra esencia, podríamos utilizar para conducirnos por la vida.