conflicto colombiano

El pasado 27 de junio, sin lugar a dudas, ha sido uno de esos días memorables de la historia reciente de Colombia. Tras algo
Han pasado casi seis meses desde que se firmase el Acuerdo de Paz entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP y lo cierto
corazonCon las muchas inquietudes que me sigue provocando nuestra guerra civil o cualquier otra, porque al final, todas son las mismas, Colombia y su guerra me ha respondido a muchas de mis dudas. Aunque en Mujeres al frente (tanto el libro como la película), quizás la clave esté en mirar el conflicto desde otra perspectiva, desde los ojos de ellas, las mujeres, quienes no suelen engrosar las filas de combatientes, pero sí ponen muertos, sus hijos que caen matando
uribeLa resistencia civil de Uribe es un acto de soberbia, de egoísmo, movido por intereses políticos y propósitos personalistas. Ante la inminencia del fin del conflicto con las Farc, el desespero del expresidente se desborda. Sin las Farc, él no es nadie; sin guerra, sus postulados no serán nada y su discurso quedará convertido en palabras huecas.
guerrillala paz no es solo la ausencia de guerra y la firma de un documento en el que se recoja el cese de la acción armada. La paz es la ausencia de la superación de las estructurales de la guerra y su construcción se debe de iniciar desde la democracia local, y sin tiempo que perder.
timoA pesar de todo lo malo que han hecho, he decidido creer que usted y sus hombres son sinceros y están dispuestos a admitir sus errores y quieren pasar esta dolorosa página de nuestra historia. De hecho, si tantas víctimas de sus acciones han optado por perdonarlos, yo no soy nadie para exigir venganzas disfrazadas de justicia. Pero también considero que estas negociaciones no pueden ser eternas.
guerrillaExisten cuestionamientos fundados sobre cu√°l es el nivel de unidad de mando y de disciplina interna sobre el total de m√°s de 7.000 efectivos que engrosan las FARC, y qu√© grado de aceptaci√≥n llevar√° consigo el acuerdo, especialmente en lo que tiene que ver con algunos de los frentes m√°s activos en estos tres a√Īos de negociaciones, particularmente, en el nororiente y el suroccidente del pa√≠s.
guerrillaEs cierto que esa guerrilla no es un ejército de ángeles, pero esta sociedad tampoco es una congregación de hermanitas de la caridad. Los miembros de las Farc son igualmente colombianos, con todo lo bueno y lo malo que nos caracteriza.
El destino les permiti√≥ sortear la muerte pero el reto de salir adelante despu√©s de lo sucedido no ser√° f√°cil y lo saben. Hay posibilidades , eso tambi√©n lo saben, pero la ayuda del gobierno y de la ciudadan√≠a en campa√Īas solidarias ser√° clave para su futuro. Algunos no volver√°n a ser lo que fueron pero pacientemente tendr√°n que empezar a ser conscientes de que tienen una segunda oportunidad.
No cabe duda de que la ciudad de Montería llama la atención a nivel internacional, y que su modelo de generación de empleo no solo está mejorando la calidad de vida de sus habitantes, sino que además está reescribiendo la historia de una región para siempre.