Conflicto

La semana pasada, cuando todo esto empezó, era como cualquier otro día en la oficina. Alrededor de las 3:30 pm nos enteramos de que uno de los mayores líderes de Hamas había muerto. Entonces supe que algo malo iba a suceder muy pronto.
Al igual que muchos otros jóvenes somalíes que entrevisté en Kenia, Xarid M. recorrió cada día las peligrosas calles de Mogadishu para asistir a la escuela mientras fue posible. Todo cambió por completo el día en que el grupo insurgente islamista Al-Shabaab llevó la guerra hasta su propia aula.
El lanzamiento de cohetes desde Gaza a objetivos no militares en Israel viola el derecho internacional. Pero para cumplir a su vez con la legalidad internacional la respuesta israelí tiene que ser proporcionada al daño recibido. No hace falta ser muy cínico para intuir que el calendario electoral israelí pesó al tomar la decisión de lanzar la operación.
Si no hacemos nada, Fallarás y sus hijos se quedarán sin piso y sin lo que llevan pagado por su piso; y Pampliega acabará tiroteado en una cuneta, por falta de medios de protección, y seguirá debiendo al banco el crédito personal que le ofreció sin garantías para emprender su trabajo.
El pasado 15 de octubre llegaron buenas noticias desde Filipinas. El Gobierno de ese país firmaba un preacuerdo de paz con el Frente Moro para la Liberación Islámica, que ponía fin a 40 años de violencia con uno de los principales grupos de la insurgencia musulmana en el sur del archipiélago.
Muchos se sintieron indignados por las palabras de 'Márquez', donde prácticamente presentaba a su movimiento no como victimario, sino como víctima; pese a la estela de ataques a civiles, secuestros, siembra de minas antipersona y otros hechos de los que las FARC han sido responsables.
Los pocos ciudadanos norirlandeses que acceden a hablar del tema me ayudan a entender que, además del sentimiento de pertenencia a distintas naciones, existe una tirantez no tanto religiosa como social. Los pro-ingleses son considerados como "ricos", y los pro-irlandeses como "pobres".
La tensión entre China y Japón se ha disparado. Pero, ¿realmente puede estallar una guerra entre la segunda y la tercera economías del mundo? Desde el punto de vista diplomático y de las respectivas alianzas, China no tendría un escenario muy halagüeño.