cop21

climate changeTras haber estado en la Cumbre de París del 8 al 11 de diciembre, he vuelto a España con mucho pesimismo y una gran frustración. La imagen que están dando es la de un grandísimo acuerdo, pero lo cierto es que lo que se dijo que se iba a hacer, no se ha hecho, y todo se pospone tanto en el tiempo, que el cambio climático parece ser que seguirá con nosotros, al menos, muchos años más
Twitter El Acuerdo de París es histórico. Por primera vez en 20 años de debates infructuosos, el mundo se compromete en pleno
Facebook Greenpeace ha tratado de pintar un sol en el Arco del Triunfo. HAY QUE PONER DINERO El acuerdo obliga legalmente
Facebook Ve a nuestra portada Instagram No será hasta esta tarde cuando se someta a votación y, si no hay sorpresas de última
climate change flooded womanLa desobediencia no nos insensibiliza ni nos convierte en hooligans. Es nuestro deber para con aquellos que ahora sufren y que tienen mucho que perder si perdemos esta carrera contrarreloj por la justicia climática. Además de unirnos para rechazar las peligrosas ofertas de futuro que nos hacen los gobiernos y las empresas que los financian, tenemos que dar un paso y decir "no".
Twitter Pinterest Facebook Pero los números no lo son todo. "Es cierto que hay una menor cantidad de corchetes, menos opciones
Todo apunta a que habrá acuerdo en París, aunque algunos ya señalan que será "de mínimos" y, además, habrá que esperar para
climaLa situación es muy seria, y lo que nos jugamos es mucho. Muchos deberían saber que las políticas que plantean en sus campañas electorales ya deberán ir bien encaminadas hacia la reducción de emisiones, y que el medio ambiente debe entrar en el debate nacional español en un momento como este.
Llegan malas noticias desde París, donde las negociaciones para alcanzar un pacto universal contra el calentamiento en la
mesaEl cambio climático es uno de los mayores reflejos de la desigualdad extrema en el mundo. El 50 % de las emisiones de gases de efecto invernadero son producidas por el 10 % de la población. Y a la inversa, el 50% de la población, los más pobres y vulnerables, solo producen el 10 % de las emisiones.