creer en los reyes magos

Permitir que el niño experimente es también darle confianza y ayudarle a crecer entendiendo que la realidad del mundo exterior, su propia verdad y la de los adultos no tienen por qué coincidir. Los niños nos recuerdan que no hay sueños inútiles, y los sueños siguen siendo LA libertad universal.