crianza

Para los que tenemos niños pequeños, es difícil encontrar tiempo para leer un libro entero (o enjuagarte el champú del pelo). Pero hay una buena noticia: estamos rodeados de ejemplos vivientes de personas que han conseguido con éxito ser feliz todos y cada uno de los días.
Criar a un niño pequeño puede llegar a ser bastante sofocante. De hecho, es asombroso la cantidad de aspectos de la experiencia de ser padre que me recuerdan a la cárcel - completado con un pequeño y sádico alcaide con complejo de Napoleón.
Cada vez que mi hija me desviaba de mi horario, me decía a mí misma: "No tenemos tiempo para esto". Así que las dos palabras que más usaba con mi pequeña amante de la vida eran: "Date prisa". Y aunque las palabras conseguían poco o nada, las pronunciaba igualmente. Más que "te quiero".
Cuando se trata de niños, hoy en día la gente no piensa lo suficiente en la felicidad. Piensan en el éxito. Piensan en las comparaciones. Piensan en etapas, graduaciones y trofeos brillantes. ¿Cómo podemos centrarnos en la felicidad cuando siempre hay tanto que hacer?
Primer paso: no hables con tu hija sobre su cuerpo, salvo para enseñarle cómo funciona. No le digas nada si adelgaza. No le digas nada si engorda. Si crees que tu hija tiene un cuerpo espectacular, no se lo digas. Y tampoco digas nada sobre el cuerpo de otras mujeres. Nada. Ni una sola palabra, ni buena ni mala.
La escuela libre no produce súbditos, ni piezas programadas para encajar en el engranaje, sino mentes librepensadoras y creativas. Los niños libres no están atocinados ni son unos inútiles, se puede tener una conversación normal con ellos, entienden el mundo que les rodea. Son otra cosa.
Vivimos, leemos y disfrutamos de una gran explosión blogosférica y en las redes sociales sobre maternidad. Los blogs de madres, afortunadamente inundan cualquier publicación digital. Nunca la lactancia y crianza tomó tanto protagonismo social y mediático. Pero a veces nos topamos con llamado bebé no deseado.
El caso es ocupar la tarde y conseguir un portento de niño, que destaque en eso que frustró la carrera de los padres, en eso que nos sacará de pobres. ¿No estaremos hablando de otra forma de maltrato infantil?