cuentos cortos

bullyingIntentaba tranquilizarse, respirar, pensar que él no hacía nada malo, pero no podía evitar tener miedo. Si bajaba, sabía lo que suponía: gritos, amenazas, risas, burlas, insultos... Había intentado hablarlo con su familia y ellos sólo decían que tenía que ser fuerte, aguantar y que los demás no vieran su miedo. Pero él era incapaz de controlarlo. Y ya había intentado todo.
Injustamente olvidada en vida, obligada a realizar trabajos para sobrevivir (limpiadora de casas, cuidadora de enfermos, recepcionista y telefonista de hospitales...), el p√ļblico descubre su talento despu√©s de llevar unos cuantos a√Īos muerta. Muri√≥ en 2004 de c√°ncer de pulm√≥n, despu√©s de batallar durante a√Īos con el alcoholismo y otras enfermedades.
cuento El cuento, como lector y como escritor, me fascina. Contar en unas pocas p√°ginas una historia. Que todo tenga un principio y un final, una coherencia. Que ning√ļn hilo quede pendiente, que el enigma se resuelva o no se resuelva, pero que quede bien amarrado, que sigamos pensando en √©l despu√©s de leerlo.
Que la literatura es una fuente inagotable para el cine es m√°s que conocido. La √ļltima moda es adaptar comics, pero desde
Carlos y Carlos viven juntos, pero separados. Carlos tiene dos ni√Īas y Carlos otras dos. Carlos est√° casado con una enfermera y Carlos con una peluquera. Por la ma√Īana, ponen el despertador los dos a la vez: a las siete menos cinco. A trav√©s del tabique pueden o√≠r cada uno el despertador del otro.