debates electorales

Hace cuatro a√Īos, unos chorritos de 'su primera colonia' le bastaron a Obama para llevarse a la chica. Era el guapo de la clase. Romney no es el anciano exc√©ntrico que se enfrent√≥ a Obama en 2008. Mitt puede tener el partido lleno de frikis peligrosos, pero √©l no est√° loco.