deepfake

Los desnudos generados por esta inteligencia artificial son escalofriantemente realistas.
Cada vez es más fácil hacer un 'deepfake', un vídeo falso en el que se cambia la cara del protagonista. Esta tecnología funciona gracias a redes neuronales, inteligencia artificial que tiene muchas aplicaciones y que avanza prácticamente cada día.