Espero que este tropiezo en fútbol no sea un adelanto de lo que le espera a la delegación española en Londres. Me da la impresión de que la horrenda frase de "Soy español..." va a estar guardada en el cajón durante un tiempo.