derecho a la sanidad

medicoEs algo imparable: la medicina tal y como la conocíamos está abocada a desaparecer bajo un manto de pantallas de ordenador, aplicaciones móviles, complejas tecnologías, infinitas burocracias y profesionales sobrecargados y agotados que no dan abasto para atender los requerimientos de sus pacientes y de los programas informáticos de sus empleadores.
A pesar de todo el rechazo frontal de toda la oposición política y de las masivas movilizaciones ciudadanas contra la política sanitaria del Gobierno del PP, la realidad es que ha bastado una mayoría absoluta para quebrar un principio esencial de nuestro sistema sanitario público, su carácter de universalidad. ¿Cómo podríamos entonces blindar el derecho a la protección de la salud y la asistencia sanitaria para todas las personas residentes en nuestro país?