derecho a vivir dignamente

Cuando se esgrime y magnifica ese presunto peligro ante la ciudadanía, se está buscando el efecto de movilizar a la mayoría de la población, la que no está en la situación de tener que pedir la eutanasia, en contra de dar solución al enorme problema de la minoría.
Cualquier lector no informado sobre el tema podría ser inducido a pensar que los belgas y su Parlamento se plantean sin más legalizar la muerte de niños por la simple voluntad de sus padres. Hay menores con una capacidad de discernimiento y una madurez que ya quisieran para sí muchos adultos.