derechos de las mujeres

El quid de la cuesti贸n no es si gustan (o si se odian) los desnudos o no, sino el p谩nico cerval que muestran algunos hombres (especialmente los poderosos) ante los cuerpos en libertad de las mujeres, as铆 como de la capacidad de usarlo como herramienta pol铆tica, como expresi贸n del yo, del deseo.
Desde que el PP lleg贸 al Gobierno estamos asistiendo a un duro recorte que est谩 desprotegiendo de forma terrible a las miles de mujeres que en la actualidad se encuentran en situaci贸n de violencia de g茅nero. Un recorte de recursos y presupuestos de car谩cter claramente ideol贸gico.
Seg煤n las estad铆sticas, una de cada tres mujeres seremos violadas o golpeadas a lo largo de nuestra vida. 隆Una de cada tres! 驴Cu谩ntas mujeres hay en tu vida? Amigas del colegio, de la universidad, del trabajo, tu madre, tus hermanas, tus sobrinas, cu帽adas, vecinas, tus novias, tus hijas. Las amigas de tus hijas.
Nos llaman terroristas y analfabetas, y, mientras tanto, Gallard贸n nos muestra su cara m谩s dura. Mientras nos quita nuestros derechos intenta convencernos de que nos har谩 un gran favor, y es que algunos aprendieron mucho de la Secci贸n Femenina, aquello de que las mujeres deb铆amos "aguantar por nuestro bien".
El ministro llevaba varios d铆as fastidiado. Na煤seas y alg煤n v贸mito matinal, mucho sue帽o, la sensibilidad a flor de piel y una nueva repugnancia al olor a ajo fresco. Se sent铆a raro y no reconoc铆a ese malestar.
隆Otra vez!, Gallard贸n, el Partido Popular y los obispos coinciden en el prop贸sito de limitar el acceso a recursos sanitarios seguros como estrategia de control de la sexualidad y la reproducci贸n de las mujeres... y parece que tienen la intenci贸n de imponer una ley retr贸grada, aun a riesgo de criminalizarlas o atentar contra su vida.
Durante siglos, las zorras y malas mujeres han florecido dentro de muchas y diversas pieles femeninas: las que han interrumpido sus embarazos, las que han tomado la iniciativa en el sexo, las que han abierto sus piernas a m谩s de un amante, las que han usado anticonceptivos...
Gracias a todas las mujeres que han luchado para que yo hoy pueda expresarme libremente, casarme libremente, divorciarme libremente, estudiar, trabajar, vestir como quiera y tomar libremente las decisiones de vida que necesite para seguir creciendo como persona en este mundo.
El Congreso de Estados Unidos aprob贸 este jueves una ley contra la violencia de g茅nero que sustituye a la anterior, vigente