desafeccion ciudadana

xenofobiaEl populismo xen√≥fobo lleva a√Īos acech√°ndonos. Ya se ha adue√Īado de Estados Unidos y de Hungr√≠a, apret√≥ a Austria, y ahora amenaza en Francia, Holanda y Alemania. Espa√Īa, por ahora, parece vacunada contra este mal, y muchos se preguntan por qu√©.
Considero urgente la reforma de nuestro sistema electoral, para que haga sentirse a los ciudadanos representados, teniendo mayor capacidad de decisi√≥n sobre qui√©nes son sus representantes p√ļblicos, para que incentive que los pol√≠ticos dediquen m√°s tiempo a rendir cuentas ante los ciudadanos que ante los dirigentes de su partido.
pablo iglesiasSi los partidos tradicionales consiguen hacer las reformas necesarias y consiguen ofrecer seguridad a los ciudadanos, estarán en disposición de superar una situación actual que, en caso contrario, les puede llevar a desaparecer o convertirse en partidos sin opción de gobierno estable.
La necesidad de cambio ha llevado a Pedro S√°nchez a hacer determinados gestos, como la publicaci√≥n de los bienes y rentas de todos los cargos de su ejecutiva, la petici√≥n de ejemplaridad y dedicaci√≥n plena de los cargos p√ļblicos a su labor de representantes, o la aparici√≥n en programas televisivos donde no es com√ļn ver a pol√≠ticos...
2012-09-25-sesioncontrol2_r2_c2.jpgLa corrupci√≥n pol√≠tica desplaza la crisis econ√≥mica a un segundo plano aumentando la inquina hacia quienes supuestamente trabajan por el bien com√ļn. ¬ŅSe puede hacer alguna campa√Īa para rescatar la imagen de la clase pol√≠tica?
Hubo un día en el que millones de ciudadanos se acercaron a su colegio electoral con la ilusión de que los nuevos gobernantes nos devolverían la confianza y la esperanza tras ser testigos del tsunami de la crisis financiera mundial y la sucesión de una cadena de errores de cálculo políticos y económicos domésticos.
El papel de chivo expiatorio lo sufre en la actual crisis en Espa√Īa la clase pol√≠tica, que constituye ese elemento visible y cercano que ha sido elegido para concitar los odios de la gente. Las campa√Īas contra los pol√≠ticos (democr√°ticos), tienen adem√°s una larga tradici√≥n en Espa√Īa.