desafio-soberanista

Algo ha cambiado tambi√©n entre los socialistas. Quienes ayer votaron una resoluci√≥n que dec√≠a "no" a una investidura de Rajoy o de cualquier candidato del PP, hoy dudan; los que sosten√≠an que facilitar un gobierno de derechas era llevar al PSOE a la disoluci√≥n ya no lo tienen tan claro y quienes antes pensaron s√≥lo en lo org√°nico meditan ahora sobre Espa√Īa.
Acierta Mariano Rajoy cuando decide abandonar el autismo pol√≠tico y reunirse con Albert Rivera y Pablo Iglesias tras hacerlo con Pedro S√°nchez. Abrirles las puertas de Moncloa a menos de dos meses del 20-D supone investirles como interlocutores para solucionar el embrollo pol√≠tico-judicial en Catalu√Īa. Ya sabemos a d√≥nde nos ha conducido el inmovilismo del PP y no es razonable pensar que cambie ahora de rumbo, pero este destello de sensatez no puede empeorar las cosas.