educar

Ve a nuestra portada Acertarías a medias. Sam Worthen sí que es modelo. Pero Samuel Pearce es profesor en un instituto público
Mi hija preadolescente tiene tontería, sarcasmo y sentido de la moda, y opiniones cada vez más firmes sobre su ropa, sus actividades y las formas en que quiere pasar su tiempo. Algunas de estas cosas son negociables, otras no, pero respeto su necesidad de averiguar cómo se presenta a sí misma al mundo, incluso (¿o especialmente?) si es diferente de lo que hubiera imaginado.
137087285 Por preparar a nuestros hijos para el competitivo mundo que les espera, llenamos sus días con actividades. Planificamos sus días de sol a sol para maximizar su potencial. Para que puedan crecer y aprender. Sin embargo, temo que en nuestro afán de ayudarles, quizá los estemos hiriendo.
Si realmente queremos saber de nosotros, si realmente nos preocupamos por conocernos, tenemos que formular bien las preguntas y escuchar de verdad las respuestas. Si no queremos una respuesta insustancial, no podemos hacer preguntas insustanciales.
Cuando hablo sobre la ira, la depresión y las formas de ser padres, la gente a veces me lanza miradas incómodas o de incomprensión. Pero la mayoría de las veces, veo caras de alivio, que incluso me dicen: "Sí, sé de lo que hablas".
Criar a un niño pequeño puede llegar a ser bastante sofocante. De hecho, es asombroso la cantidad de aspectos de la experiencia de ser padre que me recuerdan a la cárcel - completado con un pequeño y sádico alcaide con complejo de Napoleón.