El Dios de cada Uno

Los sentimientos religiosos, en muchas personas, calan de manera tan profunda en su cerebro que una posible mofa a sus creencias puede ser percibida como una violaci√≥n al sentido √ļltimo de su existencia.