emigracion-espanola

Yo envidio a los británicos con su capacidad para crear términos nuevos que suenen menos mal que los existentes. De la chistera
Ya son casi 2,5 millones los espa√Īoles residentes en otros pa√≠ses.
El embajador de Espa√Īa en Reino Unido, Carlos Bastarreche, acaba de ser nombrado pero tiene ya una tarea: debe poner en marcha
Blanca Espigares, arquitecta granadina centrada ahora en investigación, escribió en noviembre de 2012 un post que desprendía
En el famoso anuncio, un hijo volv√≠a a casa por Navidad. Una historia que, con la cantidad de espa√Īoles emigrados por causas
Quiz√°s una buena lecci√≥n que podemos aprender es que la mejor universidad p√ļblica que cumple su funci√≥n al final no es la m√°s barata sino la de mayor calidad. La que permite competir en igualdad de condiciones con los que pueden pagarse estudios universitarios de post√≠n en el extranjero a estudiantes de cualquier procedencia gracias al m√©rito.
emigrantesCon el gusto a rosc√≥n de Reyes a√ļn en el paladar, los supermercados empiezan a retirar los turrones de sus estanter√≠as. Los est√≥magos poco a poco se van recuperando de los excesos mientras los escaparates quitan el espumill√≥n y colocan los carteles de rebajas. Pas√≥ un a√Īo m√°s y para muchos ha llegado el momento de volver a casa.
grafitiAl ver actuar en Polonia al grupo espa√Īol Noctem, pens√© en que se parecen mucho a esos miles de j√≥venes espa√Īoles que han emigrado de Espa√Īa y viajan dando lo mejor que tienen sin importarles las condiciones que haya que sufrir en aras a conseguir un objetivo claro: una vida mejor.
Benjam√≠n Serra (Valencia; 1987) es periodista y estaba acostumbrado a hacer √©l las preguntas. Desde hace algo m√°s de un a√Īo
Londres puede ser un peque√Īo infierno si te has ido a buscar la vida con un ingl√©s precario trabajando en un restaurante o haciendo camas en un hotel. La soledad puede ser acuciante y comerse un filete puede convertirse en un sue√Īo de Carpanta cuando tienes que contar cada penique.
solitarioDicen que cuando regresó a casa, Juan se pasó dos meses recorriendo barrancos y dunas, sin afeitarse, ni ducharse, ni cortarse el pelo. Y que vio todo a su alrededor con una capa de polvo tan espesa, que pensó que estaba muerto. Y entonces se dio cuenta de que llevaría su tiempo recomponer las cosas
david El verano es el momento del a√Īo en el que uno tiene conciencia de que, a pesar de lo que nos dicen insistentemente la cultura liberal o los libros de autoayuda, la importancia de la predestinaci√≥n en las personas es mayor de lo que parece. Que escapar al dictado del destino es m√°s peliagudo de lo que se ha dicho.
Las dificultades económicas en buena parte de los países de la UE, principalmente en países del Este y en la periferia de
Fu√≠ a trabajar y m√°s tarde estudiar y sin mucha idea de ingl√©s. March√© de Dorr√≥n, un pueblito de apenas 1.300 habitantes, hacia una ciudad con un √°rea metropolitana de 9,5 millones. Al principio daba un poco de miedo, pero del sano. Qu√© gran cambio, ¬Ņverdad? Y qu√© gran oportunidad.
"Queremos tener el derecho a poder volver". Este es el coraz√≥n del discurso que pronunci√≥ la joven espa√Īola Lara Hern√°ndez
Las dos Espa√Īas actuales es una divisi√≥n atravesada por la edad. Como quiz√° no pod√≠a ser de otra manera, cuando a una generaci√≥n de j√≥venes infinitamente mejor preparada que sus padres se les dice constantemente que el futuro est√° fuera, se les dice lo que ya saben, lo que tienen incorporado.
Uno tiene la sensación de que a muchos compatriotas les agradaría más leer historias de perdedores, de náufragos sentimentales y afectivos. No les entra en la cabeza que se pueda ser feliz sin comer calamares fritos o sin la posibilidad de pringar el pan en las patatas bravas.
Mudarse a Inglaterra es muy duro, por muy positivo que seas, no nos vamos a enga√Īar. Para m√≠ todo empez√≥ hace casi 3 a√Īos, el 17 de noviembre de 2010, d√≠a que llegue a Reading. Ese oto√Īo hizo much√≠simo fr√≠o y me encontr√© con un pa√≠s de moquetas y telas de ara√Īa en todos los rincones.
Este vídeo tiene un poco del mítico anuncio de "vuelve a casa, vuelve por Navidad"; un poco del discurso viral contra los
No caigas en la tentación de volver, aguanta el tirón. Aquí encontrarás lo de siempre, por mucho que parezca en la distancia nada ha cambiado. Nunca cambia. Ah, y en Londres no se acaba el mundo. No dudes en buscar oportunidades en Latinoamérica, Singapur o EEUU, pero no vuelvas.