emilio olabarria

"Hasta yo, sentado en el escaño, desconectaba cuando empezaban con 'y tú más' ¿Cómo no va a desconectar la gente en la calle? Hay que hablar a los ciudadanos con un lenguaje claro de los problemas con los que se enfrentan en el día a día.", anima Coscubiela.
Hemos pedido a los diputados salientes que abran los ojos a sus sustitutos para que el aterrizaje sea más suave que el que ellos hicieron. Confían en que, apremiados por los votos que les respaldarán, logren dinamitar un sistema vetusto que impide profundizar en la democracia y la autonomía de los diputados frente a los partidos.
Este debate se presentó bajo el aura de grandes expectativas y no pasó de ser, al fin, una escenificación basada en imágenes proyectadas por espejos convexos, es decir, cada cual dijo lo de siempre y hoy las cosas siguen igual de mal. La impresión quizás más extendida es que el presidente del Gobierno salió "vivo" del debate a pesar de las dificultades que configuran la coyuntura.