encuestas electorales

Este verano hemos visto con asombro algunas declaraciones que nos hacen temer por el regreso a viejos errores de la izquierda. Me refiero al contundente rechazo expresado por Cayo Lara para que personas de la sociedad civil con prestigio pudieran encabezar una alternativa progresista.
Tienen la creencia inoculada por la derecha de que todo lo que venga de la izquierda es totalmente inviable y utópico. Por eso siempre IU tiene mejores resultados en las encuestas que en la realidad. Y por eso, movimientos cívicos como los liderados por Julio Anguita o el 15M, no serán nunca más que un brindis al sol.
Los √ļltimos d√≠as han estado plagados de encuestas y sondeos. Entre el domingo y el lunes, los medios de comunicaci√≥n han
Todas las encuestas publicadas en los √ļltimos d√≠as sobre intenci√≥n de voto coinciden: el PP est√° cayendo con fuerza, aunque
Aunque parece que las encuestan indican que Obama está en camino de ganar en Ohio, el resultado final no está nada claro porque, al contrario que en Irán y Rusia, aquí en EE UU no se sabe cuál puede ser el impacto cuantitativo de la supresión del voto electoral.
Cuesta admitir que los políticos de ahora son mucho peores que los de antes. Entre otras cosas, porque una parte importante son los mismos. La respuesta habría que encontrarla más en quien juzga, que en el objeto juzgado y su comportamiento. En situaciones difíciles, la sociedad exige más de los políticos.
D√©jenme aliviar la preocupaci√≥n durante esta campa√Īa. S√≠, los sondeos son una indicaci√≥n del estado de √°nimo del electorado, pero faltan cuatro meses hasta el 6 de noviembre y cuatro meses es una eternidad en pol√≠tica.