ensenanza-de-idiomas

Admiro a los creadores de Duolingo, como a tantos emprendedores en el mundo del aprendizaje de segundas lenguas en internet. Sólo espero que sigan preocupándose por la calidad de su producto, por el beneficio para la sociedad, tanto o más que por hacer dinero.
Ruth llama al timbre que hay junto a la gigantesca entrada de las oficinas que el Cambridge Institute tiene en la Gran Vía