erotismo

Se temía que las misivas hubieran sido destruidas por la familia Franco en el Pazo de Meirás, pero un librero ha contado a la SER que las tiene un coleccionista.
"La creatividad es infinita y hace que nuestros encuentros sean interminables y muy diversos”.