espana-federal

Veo en la v√≠a hacia una Espa√Īa federal la oportunidad de consolidar esos nuevos cimientos; de asentar un nuevo suelo com√ļn, firme y fiable, que, en mi opini√≥n, tiene que apoyarse en una nueva asertividad, nuevas afirmaciones para el estar juntos.
Hay otras v√≠as, otras posibles salidas. ¬ŅF√°ciles? Ninguna lo es. Pero antes de que Artur Mas acabe por intoxicarse del todo con su propio ardor guerrero, antes de que la frustraci√≥n entre los catalanes estalle, antes de que la corrupci√≥n negra, la blanca y la gris arrastre lo mejor de la Transici√≥n por el desag√ľe, ¬Ņno podr√≠a el presidente del Gobierno tomar la iniciativa? No espere al 10N, Sr. Rajoy. Eso s√≠ ser√≠a una excelente noticia, para quienes creemos que la convivencia a√ļn es posible.
No es un problema de Catalu√Īa. El descontento es general por diferentes motivos y, en consecuencia, es un problema de Espa√Īa. Adem√°s, entre el independentismo de unos y el inmovilismo de otros nos pueden llevar al desastre. Desde la sociedad se debe de intervenir. No podemos permanecer como meros espectadores. Es demasiado importante lo que nos jugamos.
Se lo resumir√© de esta manera: hay mucha gente en Catalu√Īa que ya vive como si fuera independiente, que ha roto todos los v√≠nculos simb√≥licos, imaginarios (adem√°s de los de otro tipo, desaparecidos por razones varias) con el resto de Espa√Īa. Tambi√©n se puede decir as√≠: hay mucha gente en Catalu√Īa que, en su cabeza, ya se ha ido de Espa√Īa.
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, tuvo que interrumpir este sábado su lectura de la "declaración de
La dirección federal del PSOE y los barones del partido, reunidos en Granada en el marco del Consejo Territorial, han aprobado