estadistica

Para describir y resumir un conjunto de valores cuantitativos que miden una determinada característica, se suele recurrir casi siempre a su media. Se ha convertido en un concepto tan cotidiano que a veces ni nos preguntamos qué significa en el contexto en el que nos topamos con ella.
Como es habitual cuando se acerca el fin de la temporada de la liga, se manejan las probabilidades de descenso. Porcentajes, al ser posible con decimales, gozan de popularidad en los medios por su apariencia científica. El problema es que se trata solo de eso, de una apariencia.
Las encuestas son una herramienta poderosa e imprescindible para medir estados de opini√≥n, percepciones o experiencias. Sin embargo, demasiadas veces este prop√≥sito se ve desvirtuado -en ocasiones incluso con fines manipuladores- por un dise√Īo inadecuado, una muestra no representativa, etc.
En estos tiempos de creciente protagonismo de los datos estadísticos como fuente de información y como fundamento para la toma de decisiones en ámbitos empresariales, políticos y científicos, cobran importancia las técnicas para la exploración y el análisis de datos.
¬ŅEl caf√© acorta la vida? ¬ŅLos empleados p√ļblicos est√°n mejor pagados que los privados? ¬ŅLas amas de casa son m√°s conservadoras y cat√≥licas que las mujeres trabajadoras? Preguntas como estas suelen ser mucho m√°s dif√≠ciles de responder de lo que puede parecer a primera vista.