José Manuel Soria se ha quedado solo, con la escasa pero calurosa ayuda del propio beneficiario del invento, es decir, de Repsol. ¿A qué esperan los dirigentes del PP canario para seguir la senda que González Pons acaba de marcar?